III Aniversario Escuela Francisco Varela

Francisco Varela

“La acción que se realiza sin una mentalidad mercantil,
se le conoce como generosidad suprema o trascendental”.

“La vida es tan frágil y el presente es tan pleno”.
– Francisco Varela

Querida comunidad EFV,

Esta semana estaremos celebrando nuestro Aniversario con toda la alegría y entusiasmo, cantando, bailando y recordando también haremos memoria.

¿Por qué celebramos el Aniversario de nuestra Escuela en estas fechas?

Lo celebramos porque Francisco Varela –cuyo nombre lleva nuestra Escuela- nació un 7 de septiembre de 1946, de manera que festejamos a través de su fecha de nacimiento el surgimiento de nuestra Escuela y los principios que la inspiran.

Francisco Varela realizó importantes aportes en áreas como la biología del conocimiento y el lenguaje, el fenómeno de la vida, el estudio de la epilepsia, el sistema inmunológico y las neurociencias. Además desarrolló las bases para un puente entre los métodos científicos y la tradición contemplativa –en especial el Budismo- donde se avocó a la investigación de los fundamentos biológicos de la conciencia. Por otra parte, también estuvo entre sus preocupaciones las implicaciones de sus propias ideas en la Ética y la Educación.

Para saber más sobre Francisco Varela puedes visitar nuestro sitio webAQUÍ

*

Ciencia en todas partes
Prof. Hernán Díaz
Coordinador de Ciencias

En el ámbito de las ciencias cognitivas, la figura de Francisco Varela emerge como un científico atípico, uno que después de indagar los caminos tradicionales de la investigación científica formal, traza un camino exploratorio de búsqueda de respuestas bajo un paradigma distinto, una ciencia no-tradicional para occidente, pero muy tradicional en el Tibet como es la práctica meditativa como un camino de indagación del cuerpo-mente presente y de la biología desde la primera persona.

Con esta decisión, Francisco Varela construye un puente que invita a incorporar la diversidad de pensamientos y prácticas indagativas como instrumentos válidos en una investigación científica que, si bien se mueve en el borde de la práctica formal en términos de los métodos científicos tradicionales, reposiciona algunos intentos pretéritos en occidente de encontrar respuestas a lo que ocurre en nuestra mente y en nuestro cuerpo al enfocarnos y atender de forma particular a las sensaciones y procesos que ocurren en nuestro cuerpo, cuando detenemos la vorágine de los movimientos corporales y mentales y dejamos que la atención descanse sobre sí misma y guíe la exploración auto consciente de nuestro ser individual.

Por ejemplo, la práctica meditativa ha demostrado ser un potenciador de la respuesta inmune, así lo demuestran algunos experimentos realizados con meditadores expertos y principiantes. En los primeros, el sistema inmunológico reacciona más rápido y con una respuesta de mayor intensidad ante la presencia de elementos que son bioquímicamente extraños al organismo. La coordinación que existe entre los sistemas nervioso, endocrino e inmune, dan cuenta de gran parte de nuestra fisiología que permite aquello que llamamos el bienestar físico y mental.

Sin duda que muchas de las preguntas que persiguió Francisco Varela durante su vida científica y budista, quedan aún sin respuesta a la espera de nuevos investigadores audaces y visionarios que se aventuren a ir más allá que el resto. Es este espíritu explorador e inquieto, que trasciende fronteras filosóficas e ideológicas y que acepta la diversidad de las diferencias y la importancia de las miradas alternativas más allá de los dogmas, el que inspira el sentido de las ciencias de la Escuela Francisco Varela, en donde los niños y niñas con sus propio interés, métodos de búsqueda y corroboración van dando cuerpo a una ciencia cotidiana que, más allá de la forma, busca y encuentra el acceso permanente al conocimiento.

Cordialmente,

Escuela Francisco Varela
www.escuelafranciscovarela.cl

Leave a Reply