Naturaleza de la Escuela

El objetivo de toda escuela está ligado a los aprendizajes que los niños, niñas y jóvenes puedan alcanzar y construir, las formas de relación que puedan establecerse como un cimiento para la vida en comunidad y los procedimientos que se instalen para la puesta en práctica de las diferentes habilidades en desarrollo, es decir: Saber – Ser y Hacer. La Escuela Francisco Varela declara construir estos mismos conceptos teóricos desde un lugar que respete las diferencias individuales de las personas que la habitan (y en general de todos y todas) (…) con un fin último que tiene que ver con la Felicidad general, el bien común desde el bienestar individual, el respeto por la diversidad desde el reconocimiento de las posibilidades subjetivas.

dversidad-04

 

 

El desafío entonces de una Escuela de “Nuevo tipo”, es llenarse de conocimiento y práctica en todos los ámbitos del desarrollo de un ser humano (cognitivo, emocional, valórico, espiritual, etc.), para enseñar y aprender en una diversidad e incertidumbre crecientes en los tiempos que corren. (…) En este sentido, vivir en diversidad nos permite aceptar las diferencias, además de ser un acto tolerante, como un acto constitutivo de la naturaleza y las particularidades individuales que todos poseemos. Para esto, acuñamos dos conceptos que acompañan el accionar cotidiano de la comunidad educativa en general: Escucha y Respeto.

 

dversidad-05

Finalmente, afirmamos que, la naturaleza de la Escuela es fundamentalmente diversa y que esta diversidad posee un sentido expresado transparentemente en el deseo de felicidad colectivo, que nos lleva a primordialmente a responsabilizarnos por nuestros actos y palabras, y mantener una conducta relacionada a la escucha y el respeto para que de esta manera el hecho de aprendizaje bidireccional tenga un espacio propicio para su manifestación.