Nuestra Escuela Soñada

Un espacio educativo inclusivo, en el que todos pueden aprender, los niños y niñas, la comunidad de docentes que en ella laboran, los asistentes de la educación que participan en el proyecto y también los padres.

La Escuela Francisco Varela se concibe a sí misma como un espacio educativo inclusivo, en el que partimos de la premisa de que todos pueden aprender, los niños y niñas , la comunidad de docentes que en ella laboran, los asistentes de la educación que participan en el proyecto  y también los padres que elijan esta escuela para que sus hijos e hijas se eduquen y crezcan  en ella.

Todos, y cada uno de los miembros de la comunidad educativa tienen la posibilidad de participar activamente en los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Para los niños y niñas, la escuela  es el lugar  donde se le proporcionan, de manera equilibrada y armónica, las oportunidades para favorecer su desarrollo intelectual y emocional, de acuerdo a sus etapas de desarrollo, a sus necesidades y características particulares,  para el aumento de sus capacidades rodeados de afecto y preocupación.

Para el equipo de profesionales de la educación, asistentes y talleristas, la escuela es el espacio donde pueden desarrollar su labor educativa con responsabilidad ética, cuidado, afecto y preocupación por los niños y niñas, al mismo tiempo que pueden desarrollarse profesionalmente, de manera individual y en equipo.

Para los padres de los niños y niñas, la escuela es el espacio donde pueden confiar a sus hijos, que  son cobijados para desarrollarse en plenitud, y es el lugar en el cual ellos pueden no sólo observar sino participar colaborativamente en los procesos de aprendizaje de sus hijos e hijas.