Colaciones Saludables

IMG_0014

Comprendamos que la colación es un alimento que consumimos para recuperar energías entre comidas.

Nos permite llegar al almuerzo y comidas de tarde en control del apetito, manteniendo nuestras necesidades nutritivas cubiertas.

Una colación adecuada siempre será un alimento saludable:

  • Frutas: se compra, se lava y se come, es lo más fácil. También se puede preparar cocida y aliñada con especias como canela, clavo de olor, cardamomo y agregar miel. Preparar un tutti frutti agregando jugo de naranja con miel y jengibre. Si trituran frutillas y frambuesas con miel o dátiles, queda una mermelada natural y deliciosa para agregar a otras frutas o panes.

 

  • Frutos secos: comprarlos y comerlos es una opción rápida y fácil. Procuren que sean naturales: sin tostar y sin sal. También se pueden remojar entre 6 y 8 horas para que sus nutrientes se activen y en estructura se ablanden, de este modo se digieren mucho mejor. También pueden triturarlos y crear con ellos pastas, cremas o leches. Si licuan 1 taza de frutos secos + 3 tazas de agua y cuelan, obtienen una “bebida vegetal” (también llamada leche vegetal), que a su vez se puede mezclar con especias (leche dorada: cúrcuma + miel; leche chai: canela, cardamomo, clavo de olor; anisada: semillas de hinojo; digestiva: semillas de cilantro, etc.).

 colaciones saludables

  • Semillas: de zapallo, de maravilla, de sésamo blanco, de sésamo negro, de chía, de linaza, de hinojo, de cilantro, cada una de ellas posee cualidades nutritivas, medicinales y aceites de buena calidad. Comerlas solas, agregarlas a otras preparaciones, remojarlas y convertirlas en leches vegetales, aprovechar la gelatina que tienen la linaza y chía para espesar aguas, batidos, leches. Triturarlas y mezclarlas con dátiles o damascos turcos para bases de tartas crudas, cocadas o barritas. Son múltiples opciones de consumirlas. También escojan las que vienen sin sal y sin tostar. Y también las pueden remojar para hacerlas más nutritivas y digestivas, entre 2 y 4 horas ya que son más pequeñas y más blandas.

 

  • Cereales naturales: avena, mote, quinua, mijo. Se cocinan, o se compran como harinas. También vienen infladas como pipocas. Estos cereales se pueden usar en dulce o salado. Combinados con frutos secos y semillas, miel o dátiles son perfectos para saciar el hambre y antojos dulces.

 

  • Pan: ¿cuántos y cuáles son los ingredientes del pan que estoy consumiendo? Porque hay muchos. Privilegien los más naturales, integrales, con menos o cero químicos. La masa madre es un tipo de levadura o fermento natural que se usaba antiguamente y ha regresado como un buen hábito. No es moda. Buscar alimentos antiguos nos aleja de los procesados. El pan es un soporte para otros alimentos. Cuiden la calidad de ellos. Agreguen vegetales, aceites, semillas, pastas de frutos secos, miel, etc.

El exceso de azúcar relacionado a: jugos de cajas, galletas, cereales de fantasía, queques industriales y otras golosinas, altera nuestra energía disponible provocando un peak donde nos pasamos de revoluciones y luego una baja de cansancio y sueño.

En niños pequeños este desequilibrio se hace aun más evidente. Además de ser perjudicial para la salud, genera malos hábitos y adicciones o dependencias.

Las golosinas en general son bombas de azúcar refinada y grasas hidrogenadas, colorantes, preservantes, saborizantes, sin encontrar en ellas alimentos reales con nutrientes disponibles para nuestro organismo.

Por lo demás, las usamos como premios, regaloneos, gustitos diarios. Las consumimos porque están a la mano, son baratas, el mercado las ofrece en cada esquina como snacks. Pero sabemos que no hacen bien, no reemplazan cariños de mamá, no llenan vacíos emocionales ni calman dolores.

Los invitamos a tomar conciencia. Somos adultos responsables de nuestra salud y la de nuestros hijos, eduquemos en comunidad sobre hábitos saludables.

Nota: Estas propuestas fueron elaboradas por Polla Trujillo (La Caserita Roja), apoderada EFV.

Las colaciones saludables NO reemplazan a las comidas (desayuno, almuerzo, once, cena) Las colaciones no necesariamente deben ser igual al número de recreos, se recomienda una colación a media mañana y o tarde, tomando en consideración la edad y actividad del niño o joven.

Leave a Reply